Ser astronauta a media jornada


Todos tenemos claros que no es posible ser astronauta a media jornada, ¿no? Las exigencias del requieren una dedicación exclusiva.

Algo parecido ocurre con el trabajo. Los profesionales brillantes, además de trabajar mucho y bien, tener suerte, etc., son personas que viven por y para su profesión, sin que esto implique ser personas asociales, ni adictos al trabajo. Simplemente disfrutan con lo que hacen. Porqué les gusta y además, o simplemente, por la satisfacción del trabajo bien hecho.

Por eso, en nuestros trabajos debemos ser “astronautas a tiempo completo”, estas personas:

1. Se centran en un objetivo y trabajan para conseguirlo.

Una de las cosas que solemos hacer, es trabajar para el objetivo principal y para otros secundarios que actúan de respaldo. Esto nos resta fuerzas y distrae de nuestro objetivo primario.

2. Marcan sus propias prioridades y horario.

Iba a poner que no tienen horario, pero eso parece indicar que trabajan 24 horas al día, y lo que quiero decir, es que trabajan las horas que sean necesarias y las emplean en aquellas cosas que consideran prioritarias para conseguir sus objetivos. En muchas ocasiones las jornadas son largas, pero cuando el trabajo lo permite saben cortar e irse a casa y delegar las tareas que lo requieran.

3. No se van de vacaciones para huir de su trabajo.

Por supuesto que es necesario desconectar y descansar para coger fuerzas, pero estas personas suelen encontrar un rato para pensar en nuevos proyectos, repasar temas,… al fin y al cabo disfrutan con lo que hacen. No les supone esfuerzo alguno, es algo que les apetece hacer.

4. Encuentran inspiración en todo lo que les rodea.

Una persona que vive su trabajo es como el fotógrafo que se encuentra con la foto perfecta dando un paseo, el arquitecto que encuentra la solución a sus problemas en un juguete de su hijo,… simplemente se produce la conexión entre neuronas y la idea se les presenta.

5. Suelen referirse a ellos como afortunados por todo lo que han conseguido

… sin darse cuenta del trabajo que les ha costado y lo bien que se lo han pasado en el camino.

La imagen que acompaña al post es de omster-com

Etiquetas del texto
, ,
More from Tristán Elósegui

Noticias de Marketing n. 167: m-commerce, grandes novedades en Twitter y premios para este blog

Noticias de marketing online El m-commerce acaparará la mitad de las compras...
Leer más

14 Comentarios

  • Por eso es importante que el sistema educativo cambie, para que los niños entren en el cole queriendo ser astronautas y no salgan queriendo ser funcionarios 🙂

  • Eso es!
    Es complicado explicar que es lo que hace que, en medio de un encuentro con amigos en un bar, te enzarces en una conversación sobre métricas o código por el simple placer de compartir y debatir.

    Cuando te apasiona lo que haces, los limites entre tu vida personal y tu trabajo se desvanecen y no necesariamente para crear un problema, al contrario, tu pasión tiene que estar integrada en tu vida. Es como cuando jugábamos al tetris y andábamos encajando fichas imaginarias a medida que caminábamos (a mi no me pasaba, era a una amiga ;D). Si te apasiona, si te gusta lo que haces, vas percibiendo estímulos constantemente que te llevan en esa dirección.

    Es cierto que, inicialmente, requiere una inversión de tiempo brutal pero, tal y como dices, poco a poco vas flexibilizado tus horarios, de manera que das más cuando es más necesario y te permites parar cuando baja el volumen.

    Me ha encantado!

  • Hay que tener en cuenta también que tenemos familia, no vaya a pasar que por andar en la luna nos olvidemos de la tierra, cuesta conjugar todo pero hay que hacerlo, de nada sirve ser un excelente astronauta si cuando te quitas el traje no hay nadie a tu lado.

    Saludos!

  • Lo principal es quizás que tengan un trabajo que les guste, porque si no dificilmente dejaras de pensar en la hora de salida.
    También que trabajes para ti o tengas un buen jefe que no te corte las alas.
    Una vez tengas esto lo demás casi viene solo, buen post, un saludo.

  • Por supuesto Nelson, pero eso tampoco nos puede hacer ir de un extremo a otro. En un comentario que hace Elena, lo explica muy bien.

    Ser “astronauta” no implica abandonar a la familia, ni mucho menos. Exige sacrificios temporales, pero no renuncias definitivas.

  • Creo que todos los frenos que planteas, son salvables. Se puede encontrar la motivación en un trabajo que no te guste, en la satisfacción del trabajo bien hecho. Es cierto, que no es tan motivador, pero como se suele decir la motivación se sobrentiende.

    En cuanto al jefe ocurre algo similar.

    En esta época en la que cambiar de trabajo es más difícil, cuando nos encontramos con estos obstáculos, debemos buscar la motivación en otro aspecto del trabajo o fuera de este realizando otros proyectos.

  • Hola Tristan

    ¿Cuál es tu formula para desarrollar esos headlines calientes de tus posts? Quiero aprender 🙂

    Saludos,
    Jimmy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *