Errores estratégicos más comunes en una estrategia de social media

shutterstock_128599856El éxito de una empieza por la correcta definición de sus objetivos (si quieres profundizar sobre esto te recomiendo leer cómo definir los objetivos de una estrategia online y factores clave de la medición en social media) y en el caso de un canal (en este caso ), por entender su aportación a la estrategia global de la empresa.

Relacionado con esto, hay dos errores estratégicos que se comenten con mayor frecuencia.

Errores estratégicos más comunes en una estrategia de

1. Utilizar las redes sociales para lo que no son

Por lo general las redes sociales son el puente entre el awareness inicial y la conversión final. Es decir, ayudan a llevar al cliente a tomar la decisión de compra (etapa de consideration), tratando de crear una relación, informándole, etc. (generando engagement), y llevándole a la conversión (etapa de action). Una vez ha tenido lugar la venta, las redes sociales son especialmente útiles canalizando las estrategias de fidelización (etapa de adcvocacy).

Es decir, su objetivo no suele ser ni dar a conocer cosas (awareness), ni vender (action), si no convencer al futuro cliente de que nuestro producto o servicio es la mejor opción.

Y cuando las empresas se empeñan por medir los resultados por aquello que las redes sociales no son capaces (o no hacen tan bien), empiezan los comentarios “las redes sociales no sirven para nada, no funcionan” y similares.

2. Perder la conexión con los objetivos de negocio

El éxito de una estrategia depende en gran medida, de la fortaleza de la relación entre los objetivos de negocio y los objetivos de las acciones tácticas:

Objetivos de negocio → Objetivos de Marketing online → Objetivos en social media → Objetivos de Facebook → Objetivos de las acciones

Cuando perdemos la conexión en alguno de estos puntos, cuando nos olvidamos de la estrategia y nos centramos en la táctica, los esfuerzos suelen centrarse en optimizar lo que ocurre en el canal (Facebook, Twitter, etc) y se olvidan de que tienen que convertir esa actividad en valor para la empresa (tráfico a la web, leads, etc).

Incluso en las estrategias en las que la web no juega un papel importante, las estrategias deben tratar de generar valor para la empresa en forma de bases de datos, participación de los usuarios, etc.

El problema que genera esto es que la presencia de la empresa en redes sociales deja de tener sentido, deja de aportar valor.

Este cambio de foco lo podemos ver reflejado en el concepto de éxito que se tiene y en las métricas que lo describen.

Luchar por la métrica equivocada

Al perder esta conexión, se centran en ‘luchar’ por la métrica equivocada.

Como lo que importa es lo que ocurre en Facebook (por poner el caso más común), se hacen acciones y se las valora positivamente por conseguir muchas ‘cosas’ en Facebook, muchos likes, muchos fans, etc.

No quiero decir que esto sea malo, sólo que cuando se consiguen en base a las estrategias y contenidos equivocados, no aporta valor a la estrategia de la empresa.

Esto termina haciendo que se valoren como positivas todas aquellas acciones que generen mucho ‘ruido’, y la fotografía tópica del gato sonriente o del bebé, se convierten en parte de la estrategia de empresas que no venden nada relacionado con los gatos o los bebés.

La imagen que acompaña al post (estrategia equivocada) es de ShutterStock

More from Tristán Elósegui

Real Time Search ¿es para tanto?

Llevamos viendo varios días como la web en tiempo real está llegando...
Leer más

15 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *