Cosas que aprendí cuando me despidieron

shutterstock_120020251Los despidos. ¡Qué tema más delicado! Cuando oímos esta palabra casi nunca está asociado a nada bueno.

Este post no pretende ser una lección para nadie, ni una forma de minimizar un hecho tan significativo. Pasar por un suele ser una experiencia traumática.

No me voy a meter a consultor de recursos humanos o coach. Tan solo quiero contar mi experiencia para tratar de ayudar a los que estén o hayan pasando por lo mismo.

En otros países los fracasos se consideran como una fuente de aprendizaje e incluso motivo de orgullo. En España sucede lo contrario. Es algo negativo en el curriculum de alguien, algo que debemos ocultar como sea.

A la preocupación normal por nuestro futuro, se le une el estigma social y profesional.

Creo que debemos cambiar esta situación y este es mi pequeño grano de arena

¿Qué pasó? ¿Cuándo y por qué me despidieron?

Trabajé en ING Direct desde noviembre de 2006, hasta febrero de 2009. Era Online Advertising and Internet Manager del área de productos de inversión.

El era duro, pero lo compensaban con creces la gente con la que trabajaba y lo que aprendía.

Al estrés de trabajar en el departamento de marketing online de una empresa tan dinámica como ING Direct, se le unía la complicación propia de la línea de producto donde trabajaba (4 líneas, con 21 productos). ¡Se puede decir que no me aburría! 🙂

Todo iba aparentemente bien (más allá de los problemas del día a día), hasta que un día mi jefe se sienta conmigo y me comunica el despido.

Os podéis imaginar mi sorpresa y disgusto. Me explicó sus razones (no voy a entrar en eso para no desviarme del tema del post), y como suele pasar en esos momentos, yo no estuve de acuerdo.

Pasado el impacto inicial, y en parte gracias al tiempo que me dieron para organizarme, empecé a reaccionar.

Encontrar trabajo es un trabajo en si mismo

Lo primero fue cambiar la actitud. Me dejé de quejas y lamentos y me puse las pilas desde el primer momento.

Como se suele decir, buscar un trabajo es un trabajo en sí mismo. Yo puedo atestiguarlo.

Recurrí a lo básico: contactos personales, Linkedin, webs de empleo, ofertas de trabajo en suplementos de empleo y consultoras de selección.

Hoy en día y más tratándose de conseguir un trabajo en el mundo online, las cosas se hacen de otra manera. Pero en aquel momento eran las únicas armas con las que contaba.

Creé una base de datos con los contactos a quien envié el CV, las webs donde me había dado de alta (tanto webs de empleo, como consultoras) y las ofertas de trabajo que iba localizando (todavía la conservo).

En un periodo de un mes o mes y medio, envié más de 200 currículums a ofertas/consultoras relacionadas con el marketing digital.

De estos envíos salieron 15 entrevistas de trabajo en puestos relacionados con el marketing online. Como resultado, 10 días después de salir de ING Direct, estaba trabajando.

¿Qué lecciones saqué de todo esto?

Cosas que aprendí cuando me despidieron

1. Tú eres el único responsable de tu futuro

Pasados los primeros días en los que es normal que le demos vueltas a los porqués, debemos ponernos las pilas. Cuanto antes reaccionemos, antes seremos capaces de cambiar las cosas.

En estos momentos, no se trata de estar de acuerdo con el despido o no. Es algo que ha sucedido y punto. Tienes que dejar de preocuparte y empezar a ocuparte para encaminar la situación.

Tú eres el único responsable de tu futuro. No es el momento de buscar culpables de la situación.

Con el paso de las semanas iremos asimilándolo y sacando conclusiones y aprendizajes sobre de lo sucedido.

2. Trata de sacar algo positivo

Seguro que si analizamos la situación con calma, podremos ver nuestros propios errores. Ya sabéis que el primer paso para solucionar un problema es ser capaces de identificarlo.

Y también quedarán cosas por resolver. Tened en cuenta que una cosa son los razonamientos que nos pueden dar, y otra el resto de razones que no nos cuentan.

Entre estas razones ‘no visibles’ podemos encontrar desde planes de reestructuración a medio plazo, que no encajemos con la forma de ser/ver las cosas de tu jefe inmediato, falta de contexto (en ocasiones los jefes no ven la foto completa), etc.

De todo lo sucedido ¿con qué cosas positivas te quedas? ¿qué has aprendido?

Haz una lista y apúntalo. Tanto del tiempo que trabajaste, como del despido en si detectarás cosas positivas. Seguro que aprendiste cosas nuevas, conociste gente interesante, hiciste amigos, detectaste errores a corregir,…

3. Define un objetivo para tu carrera profesional, un plan para cumplirlo y ponte en marcha

Estos parones obligados nos dan tiempo a pensar con perspectiva.

Es el momento de definir un objetivo para nuestra carrera profesional a medio plazo. Aunque las cosas cambien (que lo harán), el tener un objetivo definido, nos ayudará a dar un nuevo impulso a nuestra carrera.

Pensar en el profesional que nos gustaría ser nos permite comparar lo que somos (buen ejercicio de auto análisis), con lo que nos gustaría ser e identificar lo que necesitaríamos para conseguirlo.

¿Qué pasos deberíamos dar para conseguirlo? ¿qué carencias tenemos y cómo podemos solucionarlas? ¿necesitamos formación? ¿es el momento de cambiar de rumbo? ¿nos vamos a trabajar fuera de España? ¿es el momento de montar mi propia empresa?

Como veis de esta reflexión salen muchas ideas. El siguiente paso es poner orden. Definir un objetivo y un plan, lo más realista posible, que nos ayude a conseguirlo.

4. A veces las cosas suceden por algo

Esta frase tópica tiene todo el sentido. Y en mi caso, fue salir de ING Direct y mi carrera dio un cambio radical a mejor.

En nuestra vida influyen infinitos factores sobre los que tenemos poco o ningún control. Nuestro trabajo es ayudar al universo a que juegue en nuestro favor.

Se que me he puesto muy filosófico, pero realmente creo en lo que os acabo de decir. Nosotros podemos tratar de influir en nuestro destino, pero no manejarlo al 100%. Debemos acostumbrarnos a vivir en este caos y a tratar de sacar partido.

Siendo director de marketing online de Sogecable (Digital+) las cosas empezaron a cambiar. Por orden (más o menos) cronológico:

  • Nuevas responsabilidades.
  • Lanzamiento de este blog.
  • Organización de un club de lectura que estuvo activo en 11 ciudades.
  • Twitter.
  • Cofundar Kschool.
  • Un puesto de ámbito internacional que me aportó mucha experiencia.
  • Premios como mejor blog de marketing online.
  • Tres libros publicados.
  • Conferencias en numerosos eventos en España y Latinoamérica.
  • Cofundar de El Arte de Medir.

Estos son los hechos objetivos, entre medias n factores más difíciles de cuantificar y con igual o mayor influencia: las personas que he conocido, la suerte (hablar de suerte en este contexto da para n posts), y el trabajo duro.

 

 

La imagen que acompaña el post (superación) es de ShutterStock

Etiquetas del texto
,
More from Tristán Elósegui

En social media la estrategia y los objetivos de negocio deben ir unidos

Desde hace ya unos meses el enfoque de los posts y comentarios...
Leer más

21 Comentarios

  • Buenos días Tristán,
    un placer haber leído tu post, de nuevo me ha encantado.
    Aunque he de decirte, – y estoy segura que millones de personas despedidas -, que es más fácil verlo desde el éxito que conseguiste que desde una realidad que aplasta a millones de parados en toda España.

    Aún con la preparación y la experiencia de muchos de ellos, hoy en día ya no es tan fácil enviar 200 cv y obtener 15 entrevistas. Te aseguro que no es lo mismo ser Tristán Elósegui que xx xx, doy por hecho que desde ING ya eras más conocido que los desconocidos. Los puestos y la preparación que piden hoy en día son dignos del mejor súper héroe y acceder a ellos es impensable, de hecho las propias empresas han de llevarse grandes chascos al ver que lo que han pedido, no existe.

    Yo misma he tenido que cambiar de empresa en varias ocasiones – y no por despido, sino por mejorar – y cuando se plantea de nuevo un cambio, es muy difícil conseguir un estatus mejor que el que dejas. Hace unos cuantos años atrás no sucedía esto. De hecho ahora, tras 20 años de profesión, podría decir que he perdido el 50% del estatus que tenía hace tan sólo 4 años… y si quieres lo coges y si no… lo dejas.

    Me alegra tu éxito porque de él y de tí mismo aprendo cada día, si no fueras el Tristán Elósegui que eres, seguramente no estaría leyendo este post.

    Gracias por compartir y por enseñar !!

  • Totalmente de acuerdo Esperanza!

    Es verdad que la situación económica ha hecho que las cosas cambien mucho y que cada caso es diferente.

    Aunque las cosas sean más difíciles, creo que los aprendizajes/pasos que defino pueden ser válidos para cualquiera. Al menos son un principio!

    La intención es aportar! 🙂

  • Por supuesto que son un principio. Eso es lo que hay que hacer.

    A ver si hay éxito para todo el mundo !!

    saludos Tristán

  • Hola!!
    Me ha encantado leerte. Llevo dos años en paro y he de confesarte que al contrario que tú, estoy totalmente bloqueada. Me he planteado todos esos puntos y muchos más. No sé para donde tirar, ni a qué puertas llamar.. He perdido la ilusión por seguir aprendiendo..
    Busco sin parar pero nada…
    Saludos y muchas gracias por escucharme

  • Muchas gracias por el comentario Olga.

    No soy ningún experto en RRHH, pero además de los pasos que seguí en su momento (2009), puedes hacer cosas que en estos momentos funcionan: lanzar un blog, participar en eventos (no sólo escuchar, si no ‘atacar’ a ponentes que puedan ser interesantes para el trabajo que busques), emprender junto con otras personas,…

    Haciendo todas estas cosas puede que salgan cosas directamente o no, pero al menos te estás moviendo. Está más que comprobado que cuanto más te mueves (con un objetivo claro en mente), más cosas suceden.

    Te recomiendo leer este post: http://tristanelosegui.com/2011/07/24/de-como-el-trabajo-duro-te-lleva-a-cumplir-tus-objetivos/

    Mucha buena suerte en tu búsqueda!!

  • Valiosas lecciones de vida… Sin lugar a dudas la postura que se toma ante estas circunstancias determinan el sentirlas como fracasos o como experiencias de las cuales se aprende… y si logramos ver el lado positivo… pasan de ser fracasos a éxitos.
    Saludos y un fuerte abrazo. 😉

  • No soy habitual en este blog pero me ha gustado leer esta entrada.

    A mi me despidieron el año pasado y después de 10 meses en el paro volví a la actividad aunque sin cumplir con el objetivo marcado. Fue 3 meses después de encontrar este primer trabajo cuando conseguí lo que me propuse después de quedarme en el paro.

    Mi primera reacción después de quedarme en el paro fue intentar desconectar durante un mes para intentar superar la decepción que tenía en ese momento y preparar un plan con fuerzas. Me fui directamente 15 días de vacaciones al extranjero para desconectar.

    Una vez volví, me puse delante de un folio y escribí cuales iban a ser mis objetivos o mis líneas a seguir. No sólo me centré en qué tipo de trabajo quería, sino también condiciones, responsabilidades, etc. marcando las líneas rojas que no iba a traspasar. Esto me permitió interiorizar lo que realmente era importante para mi.

    El siguiente paso fue actualizar mi CV y poner en marcha todos los perfiles profesionales disponibles en la red así como realizar un estudio exhaustivo de cómo funcionaban los portales de búsqueda de empleo (linkedin, infojobs, etc.), para que conociendo su funcionamiento interno pudiera destacar entre todos los candidatos que se podrían presentar a una oferta.

    Y a partir de ahí empecé a mandar CV’s a empresas y a inscribirme en las ofertas que eran de mi interés. También fue importante comunicar a todo mi entorno que estaba en el paro por si les llegaba alguna oportunidad que me pudiera encajar.

    Evidentemente, la suerte también cuenta pero en mi caso tener las ideas claras y conocer cómo se busca trabajo en la actual era de internet ha sido clave.

    Espero que pueda servirle a alguien.

  • Muchas gracias por compartir tu experiencia Inés!

    Creo que este tipo de testimonios son súper valiosos para personas que estén pasando por una situación similar.

    PD: espero verte más a menudo por el blog! 🙂

  • La verdad, estoy parcialmente a favor con esperanza (esmudo), yo salí de España en 2009 despedido de Auren y no fui re-contratado por nadie (en ese tiempo yo tenia 20 años), llegue a Perú y trabajar con varios “por no decir muchos” estafadores, los cuales o no me pagaban mi salario o intentaban explotarme laboral-mente. Pero mi discrepancia con ella es que la única opción cuando no encuentras el trabajo de tus “sueños” (o al menos uno que te mantenga) es crearlo tu mismo crear tu propia empresa no es descabellado, de lo contrario es totalmente factible solo necesitas.

    1ª Imaginación para desarrollar una idea

    2ª un equipo que te ayude en esta tarea.

    El emprendimiento esta a la orden del día a nivel mundial los que no quieren emprender es porque no desean salir de su zona de confort.

    Bueno gracias por dejarme compartir mi micro experiencia u muy buen blog

  • Muchas gracias por tu aportación Pedro. Sin duda animará a muchos a ponerse en marcha.

    Estoy de acuerdo en que emprender es una buena salida (a veces la única), pero también es cierto, que no es para todo el mundo. Para todos supone salir de la zona de confort, pero para algunos puede suponer ponerse en la zona de fracaso y no en la de reto.

    En cualquier caso, pienso que lanzarse a montar algo (estés en la zona que estés), te pone en marcha. Hace que se reactiven contactos, que te formes, etc. y de esa experiencia pueden surgir n cosas positivas.

  • Creo que el post, del cuál estoy bastante de acuerdo, se podria resumir en esta frase:

    “Toma la pérdida de tu empleo como una oportunidad para iniciar nuevamente un camino lleno de éxitos, siempre se aprende algo nuevo.”

    ¿Qué opináis?

  • Totalmente de acuerdo. Ese es el enfoque del post.

    Un despido es un mal trago. Eso está claro. Pero si te lo tomas con actitud positiva, las cosas pueden cambiar para mejor (y más rápido de lo que piensas).

  • Buenos días:
    Te escribí hace unos días diciéndote lo desesperada que estaba porque no encontraba trabajo… Te hice caso, me moví, desconecté y lo encontré.
    Gracias por tus consejos de verdad!!!
    Saludos,
    Olga

  • Muchas gracias Tristán por tu post!

    Estoy de acuerdo con muchos de los tips que aportas. Acabo de terminar un beca, después de haber pasado por tres en distintas empresas multinacionales.

    Como ya habéis comentado, cuando ocurre esto y ves el panorama español que no ofrece más que becas a gente jóven que tienen que pagarse “cursos de formación” para poder realizarlas y ser considerado de nuevo “estudiante” una vez ya has terminado tu licenciatura (en mi caso doble + máster), no te queda otra que pensar qué hacer… montar algo por tu cuenta ( a veces emprender no es tan sencillo ni económico), crear un blog, salir del país…

    De nuevo muchas gracias por tus post y espero y deseo poder encontrar mi camino pronto!

    Un abrazo

  • Muchas gracias por tu aportación y mucha buena suerte en tu búsqueda!

    Creo que cuando te mueves, con un objetivo claro, suceden cosas positivas. Así que ¡adelante! ¡a por todas! 🙂

  • Hola Tristán,

    Estoy de acuerdo al 100% con tu post! pasé por una experiencia similar y hay que ver solo la parte positiva.
    Enhorabuena por tus buenos consejos y tu trabajo.
    Saludos,
    Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *