Invertir tiempo en cosas que no tienen un claro retorno

Acabo de ver uno de los vídeos de Rand Fishkin, de la serie ‘whiteboard friday’ de Moz sobre ‘serendiptous markerting’ o sobre los motivos para invertir tiempo en cosas que no tienen un claro retorno, que ha hecho que escriba este post. Os recomiendo que veáis el vídeo de Rand Fishkin. Es realmente inspirador.

El concepto de la ‘serendipia’ se ha tratado muchas veces (película incluida), y es algo que nos afecta en numerosas ocasiones en nuestra vida, pero que es difícil de identificar.

Son esos golpes de ‘suerte’, de inspiración, que inesperadamente nos traen cosas positivas. Son el resultado de la combinación de cosas que no tienen aparente conexión entre si.

Es algo en lo que creo firmemente, que nunca he sido capaz de explicar (esto viene implícito en el propio concepto), pero que define bien mi forma de afrontar las cosas. Yo lo defino así:

“Trabaja duro y la suerte te encontrará”

De hecho fue la base de mi primer post de la categoría ‘pensamientos’ de este blog: “De cómo el trabajo duro te llevará a conseguir tus objetivos”.

Cuando damos sin esperar nada a cambio, cuando trabajamos en algo porque creemos en ello, no porque nos lo hayan pedido, cuando lanzamos un blog, cuando,… a lo largo de nuestra vida existen muchos ‘cuandos’ por los que apostamos, sin tener muy claro donde nos van a llevar.

Estos son los hechos que desencadenan relaciones inesperadas entre las cosas, cuyo resultado desconocemos.

¿Cómo hacer que la ‘serendipia’ juegue a nuestro favor?

En mi opinión, la clave está en hacer todas estas cosas por ‘amor al arte’ enfocadas a tus objetivos. Esas pequeñas cosas irán sumando en tu ‘cuenta de la serendipia’, todas irán aumentando las posibilidades de que esa oportunidad inesperada aparezca.

Como dice Rand Fiskin en su blog, la clave para saber diferenciar que aporta a tus objetivos y que no, está en combinar: pasión, habilidad y empatía. Es decir, dedicar esos esfuerzos extra en algo que te guste hacer, en lo que seas bueno y que creas que le puede interesar a otros.

Siendo la ‘serendipia’ la combinación de hechos aparentemente inconexos, podemos pensar que es pura casualidad. En mi opinión, es algo que provocamos con nuestra actitud ante las cosas.

Por decirlo de alguna manera, cada vez que hacemos un esfuerzo extra que pueda contribuir a nuestros objetivos, estamos comprando un décimo más para que nos toque el premio. Ya sabes, cuantos más décimos tengas, mayores serán las posibilidades de que te toque el ‘gordo’.

De como acudir a un curso de marketing online cambió mi vida profesional

En mi caso, acudir a un seminario de marketing online en 2009, cambió el rumbo de mi vida profesional. Lo que vi, sumado a las ideas/retos que uno de los alumnos me proponía, iniciaron el camino que me ha llevado hasta donde estoy.

Algo anecdótico, como acudir a un curso, hizo que se desencadenasen una serie de hechos: blog, club de lectura, conferencias, cambios de trabajo, libros, clases, El Arte de Medir… que han definido mi carrera estos últimos cinco años.

Es posible que, sin saberlo, todo me llevase a eso (que la situación del sector lo facilitase, mi experiencia previa en el sector, etc.), es cierto que desde entonces no he parado de jugar a la ‘lotería de la serendipia’, pero la realidad es que ese fue el hecho que lo inició todo.

 

La foto que acompaña al post es de Kleeblat

More from Tristán Elósegui

Mi resumen de la semana: n. 86

  Noticias: 1. Ya está disponible iOS 5 para iPhone/iPad 2. Foursquare Radar, notificaciones...
Leer más

11 Comentarios

  • Este post me recuerda al concepto “connecting de dots” de Steve Jobs 🙂

  • De acuerdo con Roberto. El post me trajo a la mente 3 cosas…

    1. El discurso de Steve Jobs en Standford.

    2. La frase de Gary Player “Cuanto mas trabajo, mas suertudo me vuelvo.

    3. Una frase de Robin Sharma (El Monje que vendió su Ferrari) que dice: “La clave esta en tener la disciplina y la visión necesarias para ver cual es tu misión heroica en la vida y asegurarte de que sirva a los demás”.

    En cualquier caso, no creo que sea una cuestión de “suerte”. Estoy totalmente convencido y de acuerdo con Daniel Liestman, que dice que la se puede ver como una cuestión fortuita, pero no deja se der una causalidad.

    En tu caso, que te vaya bien no es una cuestión de suerte. Te lo ganas minuto a minuto. Muy buen post!

  • Perseverar debe ser una forma de vivir, no diría que un arte (aunque tal vez) pero hay que creer en los proyectos que iniciamos, creer en su potencialidad y poner un esfuerzo sincero en ello. Creo que ser innovadores es determinante, gracias!

  • Hola Tristan … Muy deacuerdo con el post y el comentario de Ariel … ¿pero cuanto tiempo y pasta le dedicarías a un proyecto que no esta retornando?
    Un saludo y gracias!

  • Muchas gracias por el comentario Sara!

    Esa es la pregunta del millón! Depende de tantos factores, que no hay una respuesta única. De tus ganas, de la proyección de fondos, de,…

    En este post, hablaba más de invertir horas de trabajo en cosas que no tienes claro donde te vana a llevar. En este caso el límite lo pones tu mismo. Son tus ganas y las señales positivas que seas capaz de ‘leer’ según pasa el tiempo, para tomar la decisión de seguir con ello o no.

  • Jajaja ….creo que en realidad no debemos olvidar que hay un mercado y que vivimos en un país con mucho talento pero poco consumo de talento… Y que con la cuchara familiar se puede jugar poco… Cuando tengas la respuesta del millón … Yo te la compro! Gracias

  • Eso haré Sará! 🙂

    Nadie dijo que fuera fácil! Tenemos que encontrar el equilibrio entre lo que nos da de comer y ese proyecto de vida que nos ilusiona. Entre medias tenemos una serie de tareas/proyectos en los que trabajamos, pero que no tenemos claro donde nos van a llevar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *