Si necesitas ‘huir’ de tu vida, no necesitas irte de vacaciones, sino cambiar de vida

shutterstock_188897921

Las vacaciones de verano suponen un hito fundamental en nuestras vidas profesionales (los que tenemos la ‘suerte’ de tener un ).

Tanto es así, que en muchos casos supone paralizar proyectos (a nivel de empresa) y a nivel personal, una desconexión total con nuestro día a día.

Por supuesto, que todos necesitamos descansar y cambiar de rutinas. Es está claro. Pero ¿es sano/conveniente que sea tan extremo?

Todos los años cuando se acerca el verano observo los mismos comportamientos:

  • España se paraliza el 30 de junio y no vuelve a arrancar hasta el 1 de septiembre. A finales de junio ya empezamos a oír la expresión ‘bueno, eso lo dejamos para después del verano’.
  • Necesito desconectar, una expresión muy común es: ‘no quiero ni acordarme de las claves del ordenador’.

Las vacaciones de verano paralizan las empresas

Quizás por costumbres pasadas o por esa necesidad de desconectar, las vacaciones de verano suponen un muro prácticamente infranqueable para muchos proyectos y la ralentización y casi paralización de la actividad de muchas empresas.

Cuando se acerca el final de junio, empezamos a oír: ‘bueno, esto mejor lo dejamos para septiembre’, ‘no creo que nos de tiempo a terminarlo antes de verano’, etc.

Es cierto que en ocasiones la mejor opción es aplazarlo, pero también que en otras muchas las ganas de ‘desaparecer’ y/o la creencia de que todo se paraliza durante el verano, nos hace aplazar las cosas sin que sea necesario hacerlo.

Puedo llegar a entender que durante la primera quincena de agosto no arranquemos proyectos o que la actividad baje un poco. Vale. Concedido. Pero ¿qué ocurre con julio? ¿Por qué aplazar un proyecto si tenemos un mes completo para trabajar?

Creo que esta forma de enfocar el trabajo no es buena para las empresas, y sobretodo creo que la mayoría no se lo pueden permitir, sea cual sea la época del año.

Necesidad de desconexión

Como decía al principio, todos necesitamos descansar y cambiar de rutinas. Unos días de vacaciones son más que necesarios para ‘cargar las pilas’.

Lo que no comparto es la necesidad de desconectar totalmente del trabajo, borrarlo por completo de tu cabeza. Parece que si atendemos una llamada o leemos un email se acaban las vacaciones y el mundo.

Creo que si estás en esa situación lo que necesitas es cambiar de vida, no huir de ella. Sobretodo porque no vas a conseguir despistarla. 🙂

Desde hace años, para mi la diferencia entre trabajo y vacaciones es cada vez más difusa.

No tengo un interruptor apagado/encendido que pulsar para cambiar de estado. Soy la misma persona cuando trabajo y cuando estoy de vacaciones. Tu también ¿no? 🙂

Mi trabajo forma parte de mi vida, y aquí está el matiz clave, una parte de la que disfruto plenamente.

De acuerdo, es la situación ideal, pero no imposible. Ni mucho menos. Tengo n ejemplos bien cerca.

Por eso cuando me voy de vacaciones, no huyo de mi trabajo, simplemente bajo el ritmo. Si tengo que trabajar un par de horas, atender una llamada o contestar un email, no pasa nada. Lo hago y punto. Eso sí, no paro todo para hacerlo. Busco el mejor momento a lo largo del día (depende del nivel de urgencia/importancia del tema).

De hecho, durante las vacaciones suelo dedicar un rato al día para hacer cosas para las que no he tenido tiempo durante el año. Suelen ser cosas más reflexivas como escribir (estamos terminando el tercer libro), definir metodologías (a nivel de esquemas) o simplemente pensar sobre como hacer mejor las cosas a la vuelta.

Muchos pensaréis: ‘este es un adicto al trabajo’. Para nada. Solo tengo la suerte de disfrutar con lo que hago. Tengo la suerte de que mi trabajo sea uno de mis hobbies.

Igual que busco tiempo para salir a correr, busco tiempo para escribir o leer. Es cuestión de organizarse para compatibilizarlos con tu familia y amigos.

 

La imagen que acompaña al post es de ShutterStock

Etiquetas del texto
More from Tristán Elósegui

Noticias de Marketing n. 175: mejores blogs de marketing digital, nuevo purchase funnel

Noticias de marketing online Amazon comenzará a entregar los pedidos de los...
Leer más

14 Comentarios

  • Hola!

    Totalmente de acuerdo… ! La gran frase a partir de finales de junio ” si eso lo vemos después del verano” y eso quiere decir seguramente a partir del 15 de septiembre!
    Muchas veces hablamos de 2 meses y medio de parón y eso se nos antoja demasiado…
    Demasiado, si a lo que disfrutamos con nuestro trabajo…

    Será cuestión que al final somo afortunados. Creo.

    Saludos y buenas vacaciones!

  • Tristán, muy de acuerdo contigo. No creo que sea productivo desconectar 100% del trabajo. Entre las últimas semanas antes de vacaciones en las que ya estamos pensando en nuestro destino, y las semanas de adaptación después de la vuelta (retomando tareas pendientes y actualizándonos), ya no se pierde el mes de agosto, si no otro mes más

    El que quiere desconectar 100% de lo que hace es que no disfruta con ello. Yo incluso en los fines de semana dedico tiempo a proyectos personales, no desconecto 100% de lo que hago, porque es lo que me gusta, y es un hobby para mi. No me gusta estar tirando sin pensar ‘en nada’. Simplemente se puede desconectar de las tareas más tediosas y que requieren más tiempo para emplear 1-2 horas diarias en tareas urgentes, y el resto del tiempo en temas que nos sean más asequibles o relajados. Pero nunca darle al botón de off.

    Abrazos

  • Totalmente de acuerdo Edgar!

    La vida personal y profesional están totalmente mezcladas. No podemos ‘huir’ de ninguna de las dos.

  • Este es un problema de nuestro país y de concentrar las vacaciones todas juntas. Después viene el para después de fiestas, o el pasado semana santa y así estamos siempre. Es una suerte sin duda disfrutar con lo que hacemos, me da pudor hasta llamarlo trabajo pero yo no tengo nunca necesidad de desconectar, aunque entiendo que para muchos sea necesario, pero claro, solo las vacaciones y no un mes antes.

  • Estoy de acuerdo contigo Tristán. El verano debe aprovecharse para dar más tiempo ‘a los nuestros’, pero sin olvidar las obligaciones laborales. Los que compartimos sector (Marketing Online, en mi caso Social Media), es imposible. Cada proyecto lleva su tiempo. Si toca hacer cosas en verano, se hacen. Para eso nos pagan.

    Un saludo. Felicidades por el enfoque del artículo.

  • Muchas gracias por el comentario David!

    Creo que esa es otra costumbre que debemos cambiar. Además es una forma de aprovechar más los días libres. Menos días cada vez, pero irnos más veces.

  • Exacto Fernando. En verano tenemos que estar con los nuestros, descansar, cambiar de rutina, etc. pero sin olvidar que nos pagan por hacer un trabajo y si este requiere nuestra atención en un momento dado, se hace y punto. No tiene porque ser un drama. 🙂

  • Lo hemos heredado de cuando niños: vacaciones de casi 3 meses en verano. Una barbaridad. Resulta que durante el año escolar los niños apenas tienen tiempo libre entre clases, actividades extraescolares y deberes, pero luego les damos hasta 4 meses de vacaciones al año (los 3 meses de verano más otro mes entre navidades y semana santa). Sería mucho mejor hacer como hacen en Alemania, por ejemplo, que los niños tienen durante el año escolar bastante más tiempo libre para sus cosas (para hacer deporte, jugar, estar con familia y amigos,…) y con unas vacaciones más cortas, porque no necesitan huir de su vida 😉

  • No hubo otra cosa que me sorprendiese mas de España que el “apagón” del verano hace 7 años recién llegadita del otro lado del charco. De un país donde se sabe a que hora entras al curro pero nunca a que hora sales, de 5 días de vacaciones al año y de una dinamica de trabajo mucho (años luz) más movidita, a un tranquilo y despreocupado “lo vemos después del vearno” hehe. He de confesar que te acostumbras rápido a ello, pero para quienes nos dedicamos a lo que nos gusta es imposible “desconectar” totalmente del trabajo, de hecho, la creatividad y las ideas frescas nacen estando ahí, lejos de tus rutinas, y digo yo, por queno aprovecharlo 😉 Saludos Tristán!

  • Muchas gracias por el comentario Karo!

    Creo que estamos lejos de equilibrar trabajo con ocio y creo que es justo porque: lo vemos como dos cosas separadas, nos seguimos yendo 1 mes de vacaciones (aunque ya no nos vamos todos en agosto) y no luchamos por encontrar el trabajo que nos permita combinar ambas vidas, un trabajo del que no tengamos que huir!

  • Hola, enhorabuena por el blog y por el articulo. Estoy totalmente de acuerdo de cuando amas lo que haces y te dedicas con pasion a tu profesión estar off totalmente es imposible, ahora bien, en mi caso donde se cumple esta condición, decido tomarme un mes al año normalmente entre Noviembre y Febrero para irme a viajar con mi familia a algun lugar fuera de España, me siento afortunado por contar con un gran equipo sin necesidad de paralizar la actividad, no me considero imprescindible en mi empresa a pesar de ser parte importante, socio y fundador, sin embargo salir y ver otras culturas, otras formas de ver y observar el mundo, y cambiar de aires, me permite, volver con una nueva mirada hacia mi actividad, una mirada que permite la innovacion y el desarrollo. Animo a todos mis empleados y socios a que salgan de su vida al menos una vez al año, para que cuando vuelvan la modelen y sean lo que desean ser.
    Felicidades nuevamente por tu blogs.

  • Muchas gracias por el comentario Manuel!

    Creo que tu enfoque es diferente al resto de vacaciones ‘normales’. Tienes un objetivo claro, y no es precisamente huir de tu vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *