¿Cómo de cerca está la revolución de los datos?

Revolución de los datos

Llevamos años hablando de la revolución de los , de las cosas que podemos hacer con ellos en nuestras empresas y cómo nos pueden beneficiar en nuestro día a día.

Pero creo que debemos analizar el contexto, definir un escenario realista y un plan de acción. Tanto a nivel global, como dentro de cada empresa.

Estamos viviendo una nueva ola de pasión por la cultura del dato (tiene gracia que diga yo esto cuando soy el primero que la defiende, pero déjame que me explique) y sus diferentes aplicaciones.

Como ha pasado en tantas otras ocasiones el problema está en la gestión de las expectativas y el contexto de mercado.

Tenemos la mala costumbre de adelantar las realidades

Sea cual sea la innovación de la que se trate, tendemos a hablar de ella como una realidad, como algo que ya está y en lo que debías estar metido hace tiempo. ¡Ya llegas tarde! Pero la realidad es que faltan años para que esta innovación llegue a nuestro día a día (sea en la empresa o en nuestra vida personal).

Lo vemos en ciertas presentaciones dentro de las empresas, en blogs, en medios especializados, en las redes sociales,… se empiezan a publicar artículos sin descanso sobre las nuevas tendencias.

Además aparecen expertos en la materia por todos sitios. Unos saben realmente de lo que hablan, pero la gran mayoría ‘tocan de oído’.

Es una mezcla entre una sana curiosidad por lo nuevo, algo de sensacionalismo y las ganas de destacar del resto de la manera que sea.

Es perfectamente lógico que hablemos de ello, el problema está cuando se hace como si fuesen una realidad, algo que ya puedes aplicar. Hoy día ya tenemos casos reales en muchos de los casos, pero todavía están muy lejos de ser una realidad generalizada, algo que llegue a nuestro día a día.

Alguno empezará a pensar, “pues yo conozco un caso de una empresa que,…”, “no estoy de acuerdo, porque ya hay X coches en,…”,… creo que no debemos confundir la existencia de casos reales, con adopción generalizada de innovaciones.

Si representásemos estas innovaciones en curva de adopción de la tecnología, muchas de ellas se encuentran en las dos primeras fases donde se encuentran los más innovadores, pero pocas son las que consiguen saltar ese abismo (chasm) y llegar a esa primera mayoría que hace que la innovación sea adoptada por un porcentaje representativo de la población (hablemos de personas o de empresas).

Curva de adopción de innovaciones
Curva de adopción de innovaciones

Es decir, estamos tratando una innovación que se encuentra en sus dos primeras etapas, como si estuviese en la tercera.

La realidad de la revolución de los datos en las empresas

Ya hemos hablado del escenario general que se pinta desde los blogs y eventos. Ahora vamos a centrarnos en lo que ocurre en el entorno de la ‘cultura del dato’ y su aprovechamiento dentro de las empresas en el contexto del marketing.

Llevamos tiempo hablando de big data y data science, ahora estamos hablando de blockchain, la aplicación de tecnología cognitiva al marketing y la analítica digital, el cloud computing, los data centers,… (por poner algunos ejemplos).

Al igual que en el contexto general, son cosas que ya están ocurriendo. Podemos citar algunos casos reales de cada uno de ellos.

Ahora pongámoslo en el contexto de las empresas. ¿en qué se parecen la realidad que leemos de la que vivimos? ¿cómo está de lejos una realidad de la otra?

Existe un pequeño porcentaje de empresas que lideran en esta área y que están haciendo cosas muy interesantes. Tienen centros de datos, una analítica digital avanzada, herramientas de optimización muy potentes, etc., pero que en mi opinión no están más que en las primeras etapas del big data.

Recordemos que big data no es sólo manejar muchos datos (por ejemplo, menciones en redes sociales), sino además manejar fuentes de datos más allá de las estándar, procesar datos desestructurados y que se generan a una gran velocidad, y aplicarlos para tomar mejores decisiones de negocio.

Del lado de los proveedores de soluciones también están llegando cosas muy interesantes que harán que nos vayamos acercando cada vez más a esos titulares.

Hasta aquí las grandes empresas que están volcadas en su estrategia de marketing. Pero, ¿qué ocurre con las decenas de miles de empresas a las que esto todavía les queda lejos? ¿cuál es su realidad?

Son la base de la economía, tienen un alto volumen de facturación, delegaciones por toda España, etc. (por aclarar de que no hablo de mini pymes) y todavía están iniciando su segunda etapa de madurez digital (ya tienen actividad digital, pero se dan cuenta de que necesitan dar un siguiente paso para empezar a obtener resultados).

En cuanto a los datos, esta segunda etapa de madurez digital significa que están (en el mejor de los casos):

  • Integrando fuentes de datos.
  • Poniendo en marcha proyectos de CRM.
  • Analítica digital avanzada: etiquetado potente, dashboards automatizados,…
  • Haciendo tests para mejorar la usabilidad.
  • Definiendo una estrategia de email marketing segmentada y efectiva.
  • etc.

Es decir, que un porcentaje de ese grupo enorme de empresas está dando los pasos necesarios para alcanzar a nivel de medición y datos a las grandes empresas que mencionaba antes.

Pero ni unos ni otros están cerca de aplicar tanta innovación.

Aplicar la lógica a la innovación en las empresas

Creo que en lugar de hablar de futuribles, deberíamos aplicar la lógica y adaptar las innovaciones al contexto real de las empresas.

No me parece que sea sano crear unas expectativas irreales para estas empresas. Solo estamos contribuyendo a la confusión general.

Dejemos de lado las palabras sonoras y las modas, y definamos estrategias y apliquemos soluciones que realmente tengan sentido dentro del contexto de cada empresa.

More from Tristán Elósegui

Teme al miedo, siente el miedo

Teme al miedo, siente el miedo, así titulaba recientemente un post Seth...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *