Tómate un respiro

Llevo más de 18 años trabajando en marketing online. Como os podéis imaginar, en este tiempo he vivido de todo. Subidas y bajadas, éxitos y fracasos, buenas y no tan buenas compañías (personas),… de todo.

En lo relacionado con el trabajo diario siempre he tenido claro que nos tenemos que dejar de excusas, de buscar terceros culpables y nos tenemos que centrar.

Necesitamos definir un objetivo claro, trabajar duro y tener suerte. Y esto es lo que he tratado de hacer durante todo este tiempo.

El ritmo que nos impone el mundo digital y las circunstancias muchas veces nos lleva a un bucle del que es difícil salir. Por muchas horas que trabajes, por mucho que trates de optimizar tus esfuerzos, siempre hay más cosas importantes que hacer. ¡No tiene límite!

Pero más allá de esta realidad estamos nosotros. Personas limitadas. Combinamos familia, trabajo, eventos y actividades extra (como formación, conferencias, blog, etc.), y la realidad es que el tiempo es limitado y nuestra capacidad también.

Cuando llevamos al límite nuestra resistencia, nuestro cuerpo nos pide (y en muchas ocasiones obliga) parar.

Son ocasiones en las que nos encontramos estresados, no vemos claras las cosas y encima suele coincidir con que los resultados no terminan por llegar. Estamos metidos en el bucle del que os hablaba antes.

Nuestra respuesta suele ser tratar de arreglar el problema con más trabajo, más esfuerzo, más horas,… pero en estos momentos este esfuerzo extra no es efectivo.

Necesitamos alejarnos del árbol para ver el bosque. Por eso creo que es muy necesario tomarse un de vez en cuando.

Pero no me refiero a descansar los fines de semana o en vacaciones (que también es necesario), si no a tiempos de descanso en horario laboral. A buscar el momento para escaparte una mañana o una tarde o incluso un día completo para dedicártelo a ti mismo.

Son momentos perfectos para descansar, reflexionar y cargar pilas para afrontar nuestro día a día. Y muy necesarios para poder asumirlos con garantías.

Así que si te sientes identificado con este artículo, ve a tu calendario y resérvate un tiempo de desconexión ¡te lo has ganado!

Etiquetas del texto
,
More from Tristán Elósegui

Métricas para medir la influencia en Twitter

En estos últimos días hemos podido leer noticias en las que se...
Leer más

4 Comentarios

  • Excelente reflexión. De vez en cuando es necesario tomarse un tiempo de desconexión y llegar con las pilas mucho más cargadas (esto nos repercute muy positivamente después en nuestro desempeño laboral).

    Un saludo y excelente blog!

  • Creo que tienes muchísima razón, a veces hay que parar y replantear el sentido de las cosas, priorizar, hacer balance y lanzarse a lo que vale la pena. Gracias!

  • Muchas gracias por el comentario Lara! Eso es, necesitamos perspectiva para poder organizarnos bien y poner los esfuerzos donde realmente merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *