La transformación digital empieza por las personas

 

¿Qué hay detrás de cada decisión que se toma en la empresa? En las primeras capas encontramos las motivaciones racionales: aumentar las ventas, lanzar un producto, dar a conocer algo, etc., pero si escarbamos un poco más, veremos cómo aparecen las motivaciones personales (tanto racionales como irracionales): destacar en tu trabajo, apuntarte una ‘medalla’, repetir la misma acción por no arriesgar, etc.

Las primeras son motivaciones más poderosas, o al menos deberían prevalecer sobre las personales. Pero la realidad es que las empresas están formadas por personas y todos tenemos nuestros sentimientos y motivaciones propias. Además de una serie de hábitos de trabajo adquiridos que nos limitan la visión, que nos limitan nuestra capacidad de innovar, de aceptar como buenas cosas que vienen de fuera.

De la misma manera que ocurre con las decisiones las toman las personas, los grandes cambios como la transformación digital de una empresa, empiezan por las personas que la forman. Este hecho se amplifica cuando hablamos de Pymes, pues estas son mucho más personalistas.

En el gráfico siguiente podéis ver las diferentes capas a atacar para llevar a cabo la transformación digital de una empresa.

Por lo tanto queda claro que el cambio en la empresa empieza por las personas, y el cambio de estas provocará un cambio en la cultura. Pero claro, dependiendo del perfil de cada uno este cambio es más fácil o difícil.

La formación como palanca de cambio de las personas

La formación, ya sea reglada o no, es la forma que tenemos de adaptarnos a nuevos escenarios. El aprendizaje es el paso previo a incorporar nuestros conocimientos a nuestro día a día.

Ya nos pueden decir desde fuera que esto o lo otro es importante, que hasta que no lo interiorizamos, no somos capaces de incorporarlo a nuestro discurso.

Hay profesiones que requieren de un estudio continuo específico de su industria/sector para estar al día.

El caso de Internet y el marketing digital es al tiempo un conocimiento transversal y una industria en si mismo. Ya que aunque a nivel genérico nos refiramos a conocimientos básicos en el uso de Internet, todas las empresas necesitan tener una estrategia de en su empresa.

A lo que quiero llegar, es que cualquier persona debería tener un conocimiento básico de Internet, y todo el que participe en la gestión de una empresa, además debería añadir marketing online.

Necesito ponerme al día con el marketing online, pero no encuentro el momento. ¡No sé por dónde empezar!

Si analizamos esta necesidad y la capacidad de adaptación al mundo digital dentro de las empresas, nos encontramos con diferentes situaciones donde ese cambio es más difícil (partiendo de la base que hay personas que no encajan con estos estereotipos):

  1. Profesionales en los últimos 5-10 años de su carrera profesional: son personas de amplísima experiencia y conocimiento del mercado. Suelen estar en puestos altos de la organización.
    Para ellos Internet es algo estratégico para la empresa, pero a nivel personal les cuesta incorporarlo/asimilarlo. A la hora de introducirlo en la empresa les cuesta entender su papel y sobre todo, les es difícil parar la inercia de la empresa para poner en marcha la estrategia digital.
  2. Profesionales con amplia experiencia: son personas que tienen más de 20-25 años de experiencia, a los que cuando Internet empezaba a ser importante ellos ya estaban establecidos en un trabajo donde Internet no era relevante en ese momento. Ahora se encuentran con que es algo necesario, pero no encuentran el momento de formarse. Además, no tienen muy claro por dónde empezar.
  3. Emprendedores: este grupo es muy heterogéneo, pero más allá de los emprendedores con experiencia en digital, existe un gran grupo de personas que inician un negocio con una base de experiencia offline e Internet es una de sus principales apuestas.
    En estos casos nos encontramos con personas con las ideas muy claras, centrados en el desarrollo de su producto/servicio (su base de conocimiento más fuerte), que tienen claro que Internet es una de las principales salidas para su negocio, pero no tienen claro por dónde empezar y necesitan poner en orden sus ideas para definir una estrategia online efectiva.
  4. Profesionales junior: ya sean recién licenciados o personas en sus primeros años de trabajo, son personas que tienen claro que Internet es el camino a seguir, pero por sus estudios o porque el programa que han seguido, no tienen los conocimientos necesarios para llevar a cabo su trabajo con garantías.
    En estos casos es común que crean tener las ideas claras sobre el punto de partida, pero estas suelen apuntar a temas tácticos que les impiden ver la foto completa de lo que realmente necesitan.

¿Cómo llevar a cabo la transformación digital personal?

O dicho de otra forma, ¿qué opciones tienen los perfiles mencionados para evolucionar? ¿cómo se pueden formar?

  1. Formación: el paso más evidente es por medio de la formación. Actualmente existen multitud de programas presenciales y online con los que dar un primer paso en este cambio.
    Es importante elegir el programa adecuado para cada caso. Mi consejo es no dejarse llevar por las tendencias y buscar aquel programa que complemente lo que ya sabes, o en el caso de estar empezando, que te dé una visión global del marketing online.
    Por eso es fundamental realizar un curso que te ofrezca las garantías suficientes a nivel de programa y profesores. Elegir el más barato y cómodo, no suele ser la mejor opción.
  2. Aprendizaje por la experiencia: un consejo que suelo dar con frecuencia, es empezar por poner en marcha un blog donde, además de escribir y aprender sobre una materia, puedas poner en práctica los ingredientes más básicos de lo que necesitas: estrategia, medición, redes sociales, SEO, etc.
    Este aprendizaje se puede completar asistiendo a conferencias y eventos del sector, donde poder incorporar nuevos conocimientos y sobre todo, compartir experiencias con personas en situaciones similares.
  3. Consultoría: en el caso uno y dos de los perfiles que he descrito, una buena salida es recurrir a una consultora de marketing que les ayude a ver tanto las necesidades de la empresa, como las personales. Y tratar de formarse al tiempo que su empresa empieza el proceso de transformación digital.
    No es la forma más adecuada de formarse, pero muchas veces la falta de tiempo hace que esta sea la única alternativa viable.
More from Tristán Elósegui

En social media la estrategia y los objetivos de negocio deben ir unidos

Desde hace ya unos meses el enfoque de los posts y comentarios...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *