Las habilidades más demandadas ya están claras, y en contra de lo que piensas no son técnicas

Llevamos tiempo hablando de las consecuencias que la rápida evolución de Internet esta y va a tener sobre el mercado laboral.

Por todos sitios vemos datos sobre las profesiones que se van a crear y que todavía no conocemos, sobre los puestos de trabajo que se van a perder… planteamos un futuro caótico, y en gran medida desesperanzador.

En el ambiente flota la sensación de que la inteligencia artificial y los robots nos van a dejar sin trabajo, y que no vamos a poder hacer nada para evitarlo.

Pensamos que una máquina nos puede sustituir. Ciertamente lo puede hacer en los trabajos manuales y repetitivos, pero en el resto no es una amenaza, sino una ayuda para que podamos llegar más lejos, más rápido.

No tenemos que formarnos para competir con las “máquinas”, sino en las habilidades que nos ayuden a sacarles mayor partido.

Para solucionar esta laguna de conocimientos que la evolución digital está generando, llevamos años formando a los profesionales del futuro en habilidades digitales, aunque la brecha generada esta lejos de cerrarse.

En España las universidades y escuelas de negocio, con mayor o menor acierto, están tratando de poner remedio a este problema. El asunto es que el problema crece más rápido de lo que somos capaces de formarnos.

La realidad es que nos tenemos que acostumbrar a que cada x meses o años aparezca una disciplina en la que nos tengamos que formar para poder estar al día. Es un proceso sin fin, que cada vez va más rápido.

Con cierto retraso, pero parece que vamos a ser capaces de formarnos en lo técnico. Vamos a ser capaces de manejar las “máquinas”. Esto es básico para poder afrontar las bases, pero nos lleva a competir en la línea más cercana a la innovación. Es decir, hablamos de los puestos que posiblemente desaparezcan o cambien según avancemos.

Lo único que ha permanecido a lo largo del tiempo y sus sucesivas revoluciones, es la necesidad de habilidades blandas: flexibilidad, capacidad de solucionar problemas, capacidad de innovar, gestión del tiempo, ética e integridad, etc. (más adelante os daré datos de un estudio que lo ratifica).

Las habilidades que demanda el mundo digital no son técnicas

Si hablamos del mundo digital, lo que entendemos en el mundo de las empresas por digital (ya que en su sentido genérico es mucho más extenso), la situación que acabo de describir se repite.

Con la diferencia, que parece que estamos cerrando la brecha de las habilidades digitales básicas.

Si lo piensas, en estos últimos años el lenguaje relacionado con el marketing digital, se está convirtiendo en un estándar. Hasta hace bien poco estas conversaciones se limitaban a una página web, y si nos vamos un poco más atrás, el mero hecho de hablar de Internet, hacía que se levantasen las cejas de muchos directivos.

El problema es que al igual que en el contexto general, en el marketing la formación y/o puestos más valorados son los técnicos. Los de las personas que saben manejar las herramientas (en su sentido más amplio).

Esto está muy bien, porque además es necesario, el problema es que estas profesiones se pegan cada vez más a la línea de avance de la innovación. Es decir, a los puestos que se van quedando obsoletos según van apareciendo innovaciones.

Cada vez tenemos más personas formadas en las habilidades básicas y técnicas (y que además son conscientes que necesitan formarse continuamente). Con esto estamos solucionando un problema, pero creando otro.

Tenemos personas formadas en lo técnico, pero que carecen de las habilidades conductuales blandas que demandan las empresas. Habilidades que siempre van a ser necesarias, habilidades que podemos aplicar a todos los entornos y que marcan la diferencia en los resultados de una empresa (adaptación al cambio, gestión del tiempo, trabajo en equipo, comunicación, etc.). Nuestra formación tiene que estar más equilibrada.

Como vemos en el estudio realizado por IBM y en el análisis realizado por Josh Bersin la demanda de habilidades técnicas, han dejado de ser las más demandas, dejando paso a las conductuales.

Estudio IBM sobre las habilidades más demandadas por las empresas

Estudio IBM sobre las habilidades más demandadas por las empresas

Parece que en estos últimos años sólo estuviésemos interesados en la búsqueda de atajos para hacer fácil lo difícil, en este botón “vender más” que nos lleve al éxito… nos estamos centrando en lo táctico, en lo técnico, y nos olvidamos que estas habilidades no son suficiente. El mundo nos demanda es que sepamos gestionar las situaciones complejas y saquemos el mayor partido de ellas.

 

La imagen que acompaña al artículo (soft skills) es de ShutterStock

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete a mi newsletter

*Revisa tu email para confirmar la suscripción (no olvides mirar en tu carpeta de spam)

Responsable: Tristán Elósegui, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en la plataforma de email marketing con la que trabajo: E-goi Lda, número de identificación fiscal 514727420, con sede en Av. Menéres, 834, freguesia de Matosinhos, municipio de Matosinhos. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en tristan@tristanelosegui.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad

2 comentarios

  • Ruben Rossell Contestar

    Totalmente acuerdo con lo expuesto y sobre todo vemos muy marcada esta carencia de habilidades conductuales blandas en la generación millennials en los puestos de trabajo dentro de las empresas.

    • Tristán Elósegui Contestar

      Ese es el problema! Y por lo que he entendido lo que ocurre en USA.

      Nos vamos a los extremos. Todo técnico, pero nada «humano».

Deja un comentario