¿Tenemos motivos para ser ligeramente optimistas tras el coronavirus?

Todos estamos tremendamente preocupados por lo que está pasando con el . Las cifras dan miedo, mucho miedo. Pero como es normal, todos tratamos de ver rayos de esperanza.

Nos fijamos en China, en las primeras buenas noticias desde Italia, en algunos datos positivos en España,… todos estamos deseando que esto pase lo antes posible.

Aunque hay muchas familias afectadas, pero la realidad es que la mayoría estamos bien. Tanto que no somos conscientes de la suerte que tenemos.

La economía está parada, nuestros ingresos, el aislamiento… pero solo hay que tratar de ponerse en la piel de las familias afectadas y te entran escalofríos. Y acto siguiente, la única vía es empezar a pensar que somos unos afortunados.

Y por eso nuestro camino es plantearnos que podemos hacer para ayudar (desde aplaudir en los balcones, llamar a seres queridos para apoyarles, coser mascarillas, hacer donativos (os dejo el enlace de Cruz Roja, pero hay cientos de iniciativas), y profesionalmente qué vamos a hacer para salir de la crisis del coronavirus.

¿Qué va a pasar con la economía después del coronavirus?

Además de la salud de quienes nos rodean, lo segundo que más nos preocupa es el estado de la economía. Las preguntas que nos surgen muy numerosas:

  • ¿Qué va a pasar después del aislamiento?
  • ¿Cómo van a reaccionar los mercados? Y ¿nuestros bolsillos? ¿estaremos dispuestos a gastar? ¿habrán cambiado nuestros hábitos de consumo?
  • Como consecuencia de todo esto ¿qué empresas/sectores tienen más futuro después del aislamiento?
  • ¿Cómo se comportará el gobierno? ¿y las empresas?
  • ¿Qué pasará con la bolsa? Debería seguir al mercado. Después del gran desplome, lleva unos días subiendo y bajando, pero no recupera los 7.000 puntos.

Y podríamos seguir haciendo preguntas, pero no serían más que conjeturas.

¿Tenemos motivos para ser ligeramente optimistas tras el COVID-19?

Eso es lo que estamos deseando todos.

Para tratar de resolver o al menos arrojar algo de luz sobre estas preguntas, hay muchas consultoras, gobiernos, etc. estudiando datos y tratando de dar las primeras respuestas.

A este respecto, me pareció muy interesante el artículo sobre el estudio que está realizando la consultora Mckinsey sobre el consumo en el mercado chino después del covid-19.

Se trata de una encuesta realizada a 2.500 personas (de momento llevan 2 oleadas), que trata de medir la actitud de los consumidores ante 8 categorías de productos: alcohol, maquillaje, cuidado de la piel, aperitivos, productos de limpieza, cuidado personal, comida fresca y cuidado del bebé.

Los resultados deben tomarse como una tendencia, más que concluyentes (siendo una encuesta y dada la situación actual es conveniente ser prudentes).

La economía se recuperará en dos o tres meses

Me ha sorprendido el optimismo de las respuestas, pues el 49% de los encuestados piensan que la economía rebotará en dos o tres meses y volverá a ser igual o más fuerte que antes del COVID-19.

Mckinsey encuesta los consumidores chinos son optimistas tras el coronavirus

Quizás sea porque la economía y el gobierno chinos son peculiares, o porque nosotros estamos varios pasos por detrás de China, pero me parecen demasiado optimistas. Aunque por supuesto, no dejan de parecerme positivos. Es una forma de empezar y China es el motor de la economía mundial.

Hay un aumento en el porcentaje de pesimistas (6%), pero quizás es debido a lo que ven que está pasando en el resto del mundo.

Los hábitos de consumo han cambiado durante el coronavirus en China

Lo que me ha parecido más interesante, y fiable por el tipo de pregunta, es la variación en el consumo de las mencionadas ocho categorías durante el COVID-19 y las semanas posteriores tras la paulatina activación de la economía china.

Como era de esperar, las categorías de productos considerados como no esenciales son las que más han sufrido. Pero esto depende del nivel económico, en el total de los datos dicen que usaron un 30% menos de productos para la piel, pero si hacemos foco en los barrios más acomodados el consumo habría aumentado en ese mismo porcentaje.

Mckinsey estudio - categorías de producto más afectadas durante el coronavirus en China

La mayoría (entre 60 y 70%) dicen que pasada la crisis consumirán lo mismo, mientras que el 10% consumirá más, y un 20-30% será cauteloso.

¿Cuál podría ser nuestra estrategia de marketing después del coronavirus?

Hemos visto que las categorías de productos se han comportado de forma diferente durante el coronavirus en China. Lógico, porque los hábitos cambiaron radicalmente.

¿Qué podemos esperar cuando la economía empiece a activarse?

Entiendo que veremos una activación progresiva de la actividad económica y de nuestra libertad de movimientos. Pero, ¿cómo habrán cambiado nuestros hábitos de consumo después del aislamiento? ¿qué consumiremos más o menos? ¿volveremos a los patrones de consumo normales?

La compra online aumentará tras la crisis del coronavirus

Parece lógico que en los primeros meses seamos precavidos. Lo normal es que salgamos menos a la calle, y por tanto hagamos más compras desde casa. Lo que no está claro, es cuáles serán las categorías beneficiadas (tengo claro que Amazon como figura dominante saldrá reforzado).

Por lo tanto, las plataformas de ecommerce deberían estar preparadas para iniciar su actividad con la mayor rapidez posible.

Tenemos que ganarnos la confianza de nuestros clientes

Tras la crisis, más que nunca, tenemos que ganarnos la confianza de nuestros clientes. Tenemos que convertirnos en asesores, más que en vendedores. Tenemos que facilitarles el pago, no solo con descuentos, si no con diferentes formas de pago aplazado y financiación.

Tenemos que presentarnos como marcas más humanas y cercanas (no como ciertas empresas, que tras años de silencio te mandan un email diciendo que te apoyan), y mostrar un propósito de marca claro que les haga confiar en nosotros.

Recuerda que tus clientes no compran lo QUÉ haces, compran PORQUÉ lo haces.

Definir estrategias para llevar tráfico a las tiendas físicas

Y por supuesto, si queremos que la economía se reactive, necesitamos que los clientes vayan a los comercios.

Esto será cuestión de tiempo (por la situación del virus y las medidas del gobierno), pero también tendrá una parte importante las precauciones extra que tomen nuestros clientes.

Así que si queremos llevarles a nuestras tiendas físicas empujando con las acciones de nuestra estrategia de marketing digital, primero deberemos cumplir con el punto anterior (confianza), y segundo, pensar ¿por qué, además de lo que ya hacía, van a venir mis clientes a mis tiendas? ¿cómo les voy a asesorar más que vender en mis tiendas? ¿qué facilidades extra les puedo presentar?

Antes de lanzarse a bajar los precios y hacer promociones, creo que debemos empezar por hacernos el tipo de preguntas que acabo de mencionar. Y una vez solucionadas, nos podemos plantear si además bajamos precios, damos facilidades de pago, etc. etc.

Para hace todo esto es fundamental que aprovechemos este tiempo de parón para prepararnos, para repensar nuestra estrategia y cuál sería la mejor forma de acercarnos a unos clientes que saldrán dañados de la crisis.

 

La fotografía que acompaña al artículo (esperanza) es de ShutterStock

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete a mi newsletter

    *Revisa tu email para confirmar la suscripción (no olvides mirar en tu carpeta de spam)

    Responsable: Tristán Elósegui, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en la plataforma de email marketing con la que trabajo: E-goi Lda, número de identificación fiscal 514727420, con sede en Av. Menéres, 834, freguesia de Matosinhos, municipio de Matosinhos. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en tristan@tristanelosegui.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad

    Deja un comentario