Un propósito aparentemente inalcanzable genera magia a tu alrededor

Llevo aplicando el propósito a mi diario con mis clientes. Y cómo ocurre a nivel personal cuando lo empiezas a definir, es algo que no deja de evolucionar. Cuanto más sabes y lo pones en práctica más detalles descubres.

La definición del propósito es un proceso. Empezamos por incluir en ella elementos estratégicos relacionados con el negocio. A continuación damos un siguiente paso y lo verbalizamos desde un punto de vista por encima de la empresa. Pero normalmente no damos el siguiente paso: definirlo como algo tan grande que esté por encima de los límites del sentido común. Nos da miedo dar el paso y ser ambiciosos en nuestras aspiraciones por cambiar la vida de nuestros clientes.

Para que el propósito nos conecte realmente con nuestros clientes, y en definitiva con la sociedad, debe ser un propósito elevado. Tan grande que nos parezca inalcanzable. Cuando alineamos lo que nos gusta hacer y se nos da bien con una meta que está por encima de nosotros, es cuando realmente damos el máximo, conectamos íntimamente con la sociedad y este esfuerzo nos vuelve en forma de fidelidad e ingresos para nuestra empresa.

Fases de la definición del propósito de en una empresa

Dado este contexto vemos empresas que están en diferentes etapas de la definición de su propósito y de su aplicación a la realidad:

  • Propósito como lavado de imagen: empresas que se apuntan a una ampliamente aceptada por la sociedad para sumar atributos a su marca, pero que generalmente se queda en acciones de cara a la galería. Tenemos buen un ejemplo con la sostenibilidad. Unas empresas están haciendo grandes esfuerzos, pero hay otras que se quedan en palabras.
  • Propósito como objetivo comercial: en esta segunda etapa tenemos a empresas que ven en el propósito una vía de conseguir mayores ingresos tratando de convertir en propósito lo que realmente es parte de su misión y visión como empresa.
  • Propósito orientado a la sociedad, pero que se queda corto tanto en su aspiración / enfoque social, como en las acciones que ponen en marcha para hacerlo realidad.
  • Propósito de empresas realmente comprometidas con sus creencias: son las que tienen claro que dando a los demás recibirán el doble o el triple en forma de fidelidad e ingresos. Pero que ponen por delante de los ingresos su propósito de marca. Primero hacer bien las cosas y los ingresos llegarán como consecuencia.
    Esto es algo aplicable a nuestra vida profesional. Cambio de solo por la nómina vs. Por un trabajo que esté alineado con nuestras motivaciones personales.

Ejemplo de una empresa que obtiene beneficios económicos aplicando el propósito de

Recientemente he leído un artículo en el blog de Buffer sobre iFoodgroup Restaurants, que me ha inspirado a escribir este artículo. Se trata de una cadena de restaurantes en Washington DC enfocada a los inmigrantes en Estados Unidos (un país en el que la inmigración es su base y al un problema). Describen su causa social de la siguiente manera:

“Celebrating the vibrancy of what immigration has already brought to our country while also positively impacting today’s immigrants”.

En su web podéis ver cómo argumentan y ponen en práctica esta causa.

Es un ejemplo de propósito elevado (tratar de solucionar los problemas de la inmigración y los inmigrantes en Estados Unidos), con una aplicación práctica que además les da beneficios.

Es un proyecto complicado, por supuesto. Pero, ¿os imagináis el apoyo que deben tener de la comunidad de inmigrantes? ¿os imagináis que ocurrirá si abren estos restaurantes en estados donde la inmigración está todavía más presente? Es una locura, soy consciente de ello. Pero esta es la maravilla del propósito. Genera magia a tu alrededor.

Esta es una aplicación puramente social, pero podemos definir y aplicar propósitos igualmente grandes orientados a otras comunidades o sectores que consigan estas cosas. La clave está en conectar con tu audiencia desde una aportación de valor real a tus clientes por encima de tus productos o servicios.

 

La imagen que acompaña al artículo (sueña a lo grande, propósito) es de Freepik

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete a mi

    [c4wp_nocaptcha g-recaptcha-response]

    *Revisa tu email para confirmar la suscripción (no olvides mirar en tu carpeta de spam)

    Responsable: Tristán Elósegui, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en la plataforma de email marketing con la que trabajo: E-goi Lda, número de identificación fiscal 514727420, con sede en Av. Menéres, 834, freguesia de Matosinhos, municipio de Matosinhos. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en tristan@tristanelosegui.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad

    Deja un comentario