¿Tienes el perfil adecuado para ser emprendedor?

Cuando nos enfrentamos a un proyecto, ya sea un puro o un proyecto estratégico de cierta envergadura en pequeñas empresas, nos solemos plantear….

¿Estoy preparado para ser emprendedor?

Esta es la siguiente pregunta lógica que nos podemos hacer después de haber analizado la figura del emprendedor y la necesidad de preparación previa con la historia del leñador y el emprendedor.

Igual que el leñador joven nuestro primer impulso es lanzarnos a poner en marcha el proyecto con la idea de negocio y todo el entusiasmo, sin comprobar siquiera si está afilada. Las reflexiones que hacíamos sobre la herramienta, el , la formación, el jefe, etc. vienen cuando los resultados no son lo que esperábamos.

Una de las posibles preguntas que nos hacemos (obviamente el momento más adecuado es antes de empezar con el proyecto), es si estamos preparados para afrontarlo.

En el capítulo 4 de «Marketing para emprendedores» te ayuda a reflexionar sobre este tema.

Hemos definido qué es un emprendedor y de la preparación previa necesaria, pero no de los tipos de emprendedor que existen o del más adecuado para acometer un proyecto con mayores garantías. Por eso este capítulo empieza poniendo las cartas sobre la mesa en cuanto a las realidades del emprendimiento y como los que somos emprendedores, no solo no nos echan hacia atrás, sino que nos motivan para empujar más fuerte.

para averiguar si tienes el perfil adecuado para emprender  

Para averiguar cómo de cerca o de lejos estamos del perfil óptimo del emprendedor en el libro puedes completar un test que te dirá si tu perfil tiene un potencial bajo, medio, alto o es el perfil ideal para emprender.

El objetivo principal de la prueba es conocer tu punto de partida, y lo que es más importante, cómo debes complementar tu formación, experiencia y equipo para completarlo.

Emprendedores multitarea vs. Equipos equilibrados

En todos, pero especialmente en los emprendimientos en fases más iniciales, vemos a emprendedores que se responsabilizan de una gran variedad de tareas para las que no están preparados.

El motivo es obvio, el presupuesto es limitado y cuánto más trabajo asuman más podrán optimizarlo. Pero la realidad es que esto les aparta de temas más prioritarios y los resultados que obtienen en esas áreas son pobres.

La situación tipo es que terminan robando tiempo al desarrollo del producto, al modelo de negocio o a la de negocio, y lo usan en aprender finanzas o posicionamiento orgánico (por ejemplo). Ambas disciplinas súper importantes, pero alejadas del perfil más común que suele partir de sus conocimientos y/o experiencia en el producto o servicio en el que se basa el proyecto.

Por este motivo es importante que hagamos un análisis de nuestras capacidades para ver de qué equipo deberíamos rodearnos para tener mayores probabilidades de éxito.

En el caso de los emprendimientos en fases muy embrionarias donde los presupuestos son muy limitados, tendremos que buscar esos equipos o colaboraciones a cambio de porcentaje de la compañía, buscando perfiles que estén interesados en colaborar por la mera experiencia (poco aconsejable), etc.

Unas reflexiones antes de que leas el libro

Más allá del los diferentes tipos de emprendimientos en los que podamos pensar, todos tenemos en la cabeza arquetipos de los perfiles “típicos”: emprendedor visionario, emprendedor intuitivo, emprendedor oportunista, emprendedor social,… en el libro tendrás una visión más realista y objetiva de tu perfil y podrás compararla con el resto. Y lo más importante, sabrás que debes hacer para complementar lo que te falte.

En la gran mayoría de casos todos estos proyectos tienen fines de lucro, todos ellos tienen cierto al riesgo y son precisamente estos elementos los que nublan la mente en los arranques del proyecto. Primero debemos consolidarlo y poco a poco iremos viendo su viabilidad, si tenemos un negocio escalable y si estamos cumpliendo el principal objetivo para el que se diseñó.

Los pilares básicos son los que hacen que obtengamos los resultados. Tener espíritu empresarial, aportar soluciones innovadoras, dar con ideas de negocios realistas, aprovechar las oportunidades de negocio, llevar todo esto a un plan de negocios,… al final estamos hablando del proceso de emprendimiento que “nunca” termina y que requiere un estilo de vida determinado. Es más importante fijarnos en el camino y los objetivos a medio plazo que en las tareas a corto.

Por eso es importante que no te “pierdas” en los detalles y tengas una visión más amplia. Así evitarás malas decisiones que te desviarían de tu objetivo, descartarás malas oportunidades y te convertirán en la persona emprendedora que necesita tu emprendimiento.

Estés ya en marcha o estés pensando en emprender mi objetivo es acompañarte para que se multipliquen las probabilidades de éxito de tu proyecto empresarial.

La imagen que acompaña al artículo (tengo el perfil adecuado para ser emprendedor) es de Freepik

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete a mi newsletter

    *Revisa tu email para confirmar la suscripción (no olvides mirar en tu carpeta de spam)

    Responsable: Tristán Elósegui, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en la plataforma de email marketing con la que trabajo: Marketing Manager Servicios de Marketing, S.L.U., perteneciente al Grupo ISPD, con CIF B-84459791, que tiene su domicilio en Calle de Apolonio Morales 13C, 28036 Madrid. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en tristan@tristanelosegui.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad

    Deja un comentario