¿Cuál es mi estrategia de marketing durante el verano?

Quizás sea un poco exagerado, pero mi sensación es que cada año desperdiciamos una media de 3 meses para hacer crecer nuestro negocio sacar ventaja a nuestra competencia. Entre verano, Navidad, Semana Santa, puentes, jornadas intensivas, etc. pasamos gran parte del año arrancando y parando.

No, no pienses que estoy proponiendo vivir solo para trabajar, solo poner un poco de sentido común a nuestra forma de hacerlo.

Cada año desperdiciamos una media de 3 meses para hacer crecer nuestro negocio sacar ventaja a nuestra competencia

Llega el verano y la actividad económica en general se trastoca casi completamente. A finales de Junio las empresas levantan el pie del acelerador y empiezan a aplazar proyectos para septiembre. Parece que desde Junio estemos preparando las cosas para irnos de vacaciones en agosto (hace casi 10 años hablaba de esto en el blog, y veo que las cosas han cambiado muy poco).

Por mucho que yo diga o que pueda tener más o menos razón, esta es la forma en la que funcionan las cosas y poco podemos hacer.

La actividad del mercado no debería bloquear el marketing

Estoy viendo los dos extremos en mis mentorías de marketing. Una empresa que está en plena temporada alta y otra que está en la baja. Pues ambas han reducido a mínimos su actividad. Imagino que estarás pensando: «¿Cómo puede pasar eso?»

En las empresas más grandes hay cierta estructura que permite que estas cosas pasen menos. Pero recordemos que la inmensa mayoría de las empresas no tienen ni los presupuestos, ni las personas necesarias para evitarlo.

En el primer caso por falta de manos y la segunda por falta de fuerzas. Lo ideal es que la primera aprovechase para vender más y la segunda se preparase para el nuevo curso. Ambas siguen haciendo cosas, por supuesto. Pero están perdiendo una cantidad de oportunidades increíbles.

Cuando la actividad aumenta su ritmo se hacen visibles los problemas operativos que arrastra la empresa. Lo que en el resto del año es un «tenemos que solucionar esto», se convierte en un problema muy serio que los lleva a abandonar acciones y/o a tomar decisiones a la desesperada. Y lo que es peor a poner en riesgo la empresa y a sus resultados

Pero ¿qué ocurre en las empresas en temporada baja? Pues que dedican sus recursos a otras áreas y dejan el «marketing de verdad», para la vuelta de verano.

Esto lleva a ambas al mismo punto. Cuando realmente necesitan que el marketing funcione, no están preparadas.

¿Qué ocurre?

Las pymes no entienden cómo funciona el marketing

Este es el motivo real. Tienen claro que necesitan hacer marketing para vender, pero no qué es necesario hacer para que eso suceda. Algunas lo tienen claro, pero no están dispuestas a apostar por ello.

Para que el marketing funcione debemos trabajar todo el año. Partiendo de una buena definición estratégica, el trabajo de cada mes se divide en el corto y el medio plazo. ¿Qué cosas debo atender ahora y qué cosas debo preparar? (vamos una planificación de toda la vida).

Estrategia de para el verano

Esto me lleva a mi planteamiento inicial y a una pregunta que se hacen muchas pymes:

¿Cómo puedo dar el máximo en temporada alta? Aprovechando el resto del año para prepararte.

El problema es que por muchos consejos que pueda dar en mis mentorías, la realidad de las Pymes es otra. O no tienen los recursos necesarios, o les falta formación y experiencia en marketing o una combinación de ambos.

Vamos a suponer que el verano es temporada media o baja para tu empresa, ¿qué puedes hacer durante el verano con el marketing? Si te lo cuento en detalle podría escribir un nuevo , por eso vamos a los pilares. La clave está en seguir sumando mejorías cada semana, todo impulso que pierdas te costará un esfuerzo extra recuperarlo.

  1. Adapta la presión de tus campañas a la temporada. Es decir, modula la inversión para adaptarte. Tanto en marca, como en captación.
  2. Revisa y redefine los procesos que no funcionan bien. Y por supuesto, piensa si tienes el equipo adecuado en cada caso.
  3. Continúa trabajado en los canales básicos del marketing: contenido, , email marketing y redes sociales.
  4. Revisa y corrige la estrategia. En base a los datos, ¿qué deberíamos cambiar para alcanzar los objetivos a final de año? Esto incluye una planificación realista.
  5. Trabaja en los proyectos o procesos resultantes del punto 4.

Estas y otras muchas cosas son las que hacen que el marketing funcione. Sería perfecto tener un “botón del marketing” que pulsar cuando necesitemos vender, pero la realidad es que el trabajo empieza mucho antes.

 

La imagen que acompaña al artículo (trabajando en la playa) es de Freepik

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete a mi

    *Revisa tu email para confirmar la suscripción (no olvides mirar en tu carpeta de spam)

    Responsable: Tristán Elósegui, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en la plataforma de email marketing con la que trabajo: Marketing Manager Servicios de Marketing, S.L.U., perteneciente al Grupo ISPD, con CIF B-84459791, que tiene su domicilio en Calle de Apolonio Morales 13C, 28036 . Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en tristan@tristanelosegui.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad

    4 comentarios

    • Brenda Gamarra Contestar

      ¡Enhorabuena por tu blog! Me encanta cómo abordas el tema de la gestión del tiempo y los recursos en el ámbito empresarial durante diferentes períodos del año. Tu análisis sobre cómo se desperdician aproximadamente tres meses al año debido a la falta de aprovechamiento de oportunidades de crecimiento y ventaja competitiva es muy revelador.
      Me encantaría invitarte a visitar mi página web, donde encontrarás más información y recursos para aplicar estrategias de marketing de manera efectiva.

      • Tristán Elósegui Contestar

        Muchas gracias Brenda! A veces perdemos la perspectiva y no nos damos cuenta. Pero tenemos mucho más tiempo del que creemos para hacer evolucionar nuestro marketing

    • Sergio Contestar

      Yo suelo utilizar el verano para idear o mejorar productos o probar nuevas herramientas ya que en nuestro caso el volumen de trabajo se reduce en verano, normalmente digamos que nos ocupamos menos de nuestros clientes y más de nosotros mismos, me ha gustado mucho el artículo, me guardo el blog.

      • Tristán Elósegui Contestar

        Muchas gracias Sergio!

        Buena práctica. Yo hago lo mismo. En verano preparo el plan para el nuevo curso.

        En el caso de nuestros clientes es diferente. A veces tienden a “levantar el pie” demasiado pronto (casi a finales de junio) y pierden oportunidades. Además esa baja actividad, provoca que el arranque en septiembre sea más lento.

    Deja un comentario